martes, 22 de octubre de 2013

La Vida del Cristiano

La vida del cristiano ante todo, tiene que ver con lo espiritual, porque como hijo de Dios, es nacido del Espíritu, lo cual lo convierte en una nueva creación de Dios, por medio de la palabra viva y poderosa. Esto no significa que el cristiano debe tornarse en un ermitaño y anti social y aislarse de su familia y comunidad, porque debe ser y se es cristiano ahora y en medio de este mundo, lugar donde habita el diablo y los demonios que nunca se convertirán. Donde tus vecinos no se han convertido y donde aún tienes necesidades físicas y corporales, donde aún tienes que trabajar para comer, poseer abrigo, techo y pagar tus deudas. Donde aún tienes necesidad de amar y sentirse amado. Compartir con tu familia, jugar con tus niños, abrazar a tu cónyuge, etc.

Para ser cristiano sólo es posible mediante la fe, si perdemos la fe en Cristo, en las horas de pruebas y dificultades, nos hundiremos como Pedro. Tener fe no significa estar libre de problemas, significa que tenemos la capacidad y el poder para enfrentar esas dificultades repentinas y cotidianas, en nuestras vidas. Mantener la fe en Cristo es mantener la comunión con Él, es disfrutar de una verdadera relación con Dios, avivada y sostenida por medio de la adoración, la oración y la sujeción amorosa a su voluntad, revelada en la Palabra de Dios.

La vida del cristiano es victoriosa en toda circunstancia y debemos gozarnos por esos momentos de gran bendición y abundancia, manteniendo fidelidad y gratitud al Señor, pero sin olvidar que también habrán momentos de tribulación, de angustia o persecución; también es posible que algunos padezcan escasez,  hambre, desnudez, peligro y otros amenazas de muerte, como en más de una ocasión en lo personal me ha sucedido, por causa del evangelio, pero estemos seguros y confiados que  "en todas estas cosas somos más que vencedores, por medio de Aquél que nos amó" Romanos 8:37.

JO Tejeiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba aquí sus comentarios, serán borrados las opiniones que usen un lenguaje inapropiado y vulgar.