viernes, 30 de octubre de 2009

Obedecer a Dios, Cuesta Caro Desobedecerlo, Cuesta Más Caro



Quiero tomar prestada estas palabras con que titulo este tópico. Las escuché hace varios años atrás, al pastor Luís M. Ortiz, quien las usó en una exhortación dirigida a todos los pastores allí presentes: Obedecer a Dios cuesta caro, desobedecerlo cuesta más caro. Que frase tan sabia y necesaria hoy. El líder que tiene una misión divina, debe ante todo saber escuchar y obedecer a Dios, aquí radica todo su éxito. No puede sucumbir a las presiones humanas, ni a las muchedumbres, no puede ver el peligro o el precio de sus decisiones, no puede ceder al tiempo, tiene que esperar, pues todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere en Dios, tiene su hora marcada desde el mismo cielo. No debe sucumbir ante las tentaciones del poder, de la comodidad y de la abundancia. Saúl era un hombre ungido para ser rey, pero no tenía autoridad para tocar el ministerio, hay personas que han sido elegidas para una determinada labor y han usurpado funciones haciendo otras cosas. Conocí el caso de una persona que era el contador financiero de una institución misionera y con el tiempo tomó el centro del liderazgo y empezó a controlar todo aspecto de la obra, al punto tal que causó una tragedia en su organización, de la cual hasta el día de hoy actua como si fuese el dueño de la misma. En una ocasión lo confronté porque lo oí referirse a los gastos de ciertos misioneros que verdaderamente hacían una labor encomiable y le hice notar que estaba equivocado, sé que no le agradó.

Dios colocó cada miembro en su sitio y nunca la nariz ha querido ser ojo, o el ojo ha pretendido ser boca... en palabras castizas, zapatero a sus zapatos. La obra se afecta cuando en el liderazgo hay abuso de funciones o de poder. Si en un hogar mandan no los jefes del hogar sino la servidumbre, allí hay caos, la obra de Dios no la pueden dirigir, quienes no tienen la unción para ello, ni tienen la visión o el criterio divino. Los médicos saben de medicina, los odontólogos de dientes, las cocineras de cocina, los contadores de cuentas y dinero, pero los misioneros saben cómo hacer obra misionera y los evangelistas como ganar almas para Cristo. El rey Saúl se equivocó e hizo lo que no le correspondía hacer y allí fue el comienzo del fín de su reinado, la escritura dice que actuó locamente. Fue por líderes como Saúl que se escribió esta frase gloriosa:

Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación 1ª Samuel 15: 22-23.

Lideres Religiosos Sin Inspiración Divina- Los Hombres Lobos

Jesús fue un líder excelente pero no fue un líder religioso. Es triste que gente religiosa no inspirada por Dios, ha desplazado al verdadero liderazgo del Señor. Los líderes religiosos establecen dogmas, tradiciones, fórmulas y mandamientos de hombres para apoderarse de las instituciones cristianas y de la obra del Señor, a tales líderes los usa el diablo para detener el avance de la iglesia y para poner tropiezo en medio de ella. Jesús habló en contra de ellos: Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Mt 7: 15 Los hombres lobo no solo están en las películas de terror, sino que están invadiendo la obra del Señor. Ellos están arrebatando lo que es de Dios y destruyéndolo delante de nuestros propios ojos, su disfraz de oveja ha sido efectivo, a tal punto que ahora es el lobo el que guía a las ovejas, es triste pero estos rebaños van camino a la muerte.

Jesús nos previno pero no lo hemos escuchado: He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas. Y guardaos de los hombres, porque os entregarán a los concilios, y en sus sinagogas os azotarán; y aun ante gobernadores y reyes seréis llevados por causa de mí, para testimonio a ellos y a los gentiles. Mateo 10: 16

Pablo lo advirtió así:

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Hechos 20: 29-30

LOS LIDERES RELIGIOSOS ESTAN VESTIDOS DE FARISEÍSMO

El fariseísmo está hoy presente y activo en la iglesia, más que nunca. Es un movimiento diabólico que tiene la apariencia de perfección y pureza elevada, que apedrea a las almas por las cuales Jesucristo murió, que carece de misericordia. Parecen más santos que todos los demás y se visten de una piedad externa que impacta, pero por dentro son lobos rapaces. Los caracteriza la frialdad, la dureza de corazón, la falta de amor entre sus seguidores, la crítica destructiva, la condenación a todos los que no se matriculan en sus escuelas fariseas. Jesús habló de ellos y dijo que son en realidad sepulcros blanqueados que a la verdad por fuera son blancos, parecen lo más santo de la tierra, pero por dentro están llenos de gusanos, porque están muertos. Están divididos por el odio, los celos, la envidia, las ambiciones de poder. La sed de grandeza humana, los anhelos de riquezas materiales etc.

Este tipo de líderes fariseos, apagan la voz del Espíritu dentro de la obra de Dios y cambian la revelación divina por conceptos meramente humanos. El Espíritu Santo no es el que los guía y les aprueba sus decisiones, sino que ellos se han hecho los señores del rebaño, son la primera y última palabra y son dictatoriales en sus determinaciones. Ven la obra del Señor, no como un cuerpo donde cada miembro tiene un lugar, y una misma cabeza, sino como una organización, o corporación o empresa humana, donde más importa el dinero, las posiciones, los títulos, que las almas. Carecen del verdadero temor de Dios, que hace al hombre sabio y sencillo y quitan la libertad a las personas que en un anhelo profundo de Dios se refugia en su medio.

DIOS NUNCA QUISO CRISTIANOS LADRILLOS PERO SI PIEDRAS VIVAS

Hay algo que los líderes religiosos no entienden y es que Dios no está construyendo un edificio de ladrillos cuadrados, sino una iglesia compuesta de piedras vivas. Los líderes religiosos se preocupan de manera especial porque cada miembro en sus iglesias sea exactamente una réplica de otro, como un ladrillo que es exacto al otro, salido de un molde rectangular. Los líderes religiosos son cuadrados, tienen formas rígidas y religiosas y cada nuevo líder que levantan debe ser una copia del líder que lo forma, como si fuese un clon. Las piedras vivas causan grandes frustraciones a los líderes religiosos, por que no hay una piedra igual a otra, parecida sí, pero no igual. Por eso este tipo de líderes persiguen a tales cristianos y a tales líderes, porque piensan diferente a ellos y discrepan con ellos.

La verdadera obra de Dios padece persecución por los líderes fariseos. Jesús fue perseguido por ellos. Pues Jesús no pensaba como ellos, ni actuaba como ellos, y predicaba contra ellos. Fueron los fariseos los que practicaron esta diabólica respuesta: Si estas con nosotros no importa como esté, eres nuestro. Si te apartas de nosotros y estas contra nosotros te matamos. Lo hicieron con Jesús y lo harán si Dios los deja, con nosotros. Saulo de Tarso fue un líder religioso enemigo de todo el que pensara diferente a él hasta que Jesús se le reveló. Oremos por cada líder fariseo y religioso llamado evangélico, o pentecostal, que no se ha encontrado con Cristo todavía, y que es un perseguidor de la verdadera obra de Dios. Oremos para que Cristo también se les aparezca en el camino, como a Saulo.