sábado, 2 de junio de 2012

Hace Veintinueve Años Berlides y yo

Hace veintinueve años Berlides y yo nos casamos
y hemos vivido días buenos y malos, bajo el sol y la lluvia, con besos y llanto, abrazándonos.
Junto a Dios, invocándolo, hemos ido hemos vuelto, arando y sembrando.
Contra viento y dolor estos años hemos dado todo, pero nos queda amor.

Berlides es aun más bella, es más sonriente, es más serena, es más sabia, es más generosa, es más paciente, es más dulce...
En cambio yo después de estos años soy menos preciso, menos ligero, menos explosivo, menos crítico, porque este amor nos ha cambiado.

A Berlides y a mi nos cambiaron nuestros hijos, con su amor y sus mimos, nos cambiaron nuestros viejos amigos, nos cambiaron nuestros críticos, nos cambiaron los días serenos de la selva, nos cambiaron tantas pruebas y milagros, estos años nos cambiaron.

Berlides y yo hemos enfrentado osos y leones, hemos sepultado hijos que lloramos, hemos dormido juntos bajo el cielo estrellado en alguna ribera de un río embravecido.
Pero matando al fuerte hemos disfrutado un panal de miel y de Dios.
Dios que siempre ha estado aquí Junto a nosotros, todos estos dulces años.

Dedicado desde mi corazón a mi amada esposa y a este amor que crece y se perfecciona.

jueves, 31 de mayo de 2012

Somos Lo Que Creemos


Por JO Tejeiro R

Entonces les tocó los ojos,  diciendo:  Conforme a vuestra fe os sea hecho.
Y los ojos de ellos fueron abiertos. Mateo 9:29-30a

El creer es prioritario. Somos lo que creemos ser y al que cree todo le es posible. El creer antecede a lo que somos. Si somos ciegos espirituales es porque hemos creído en la oscuridad, antes que en la luz.  Es por esto que sin fe no se puede agradar a Dios. Creer en Dios es ser semejante a Dios, creer en los ídolos hace idólatra a la gente, creer en el licor convierte a los hombres en borrachos, si crees en la violencia serás un subversivo, etc.

!Prepare su corazón y su mente¡

En Job 32:19 el patriarca habla de la lucha que tiene en su interior:  "De cierto mi corazón está como el vino que no tiene respiradero,  y se rompe como odres nuevos." ¿Y el tuyo como está, respira o no?

Jesucristo se refirió a esta misma necesidad de cambio en la humanidad cuando dijo: "Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo;  porque tal remiendo tira del vestido,  y se hace peor la rotura.  Ni echan vino nuevo en odres viejos;  de otra manera los odres se rompen,  y el vino se derrama,  y los odres se pierden;  pero echan el vino nuevo en odres nuevos,  y lo uno y lo otro se conservan juntamente." Mateo 9:16-17 ¿Estas dispuesto a dejar lo viejo para emprender una vida nueva y extraordinaria con Jesús tu Salvador?

Aunque nos parezca increíble Dios anhela misericordiosamente intervenir en nuestras vidas para ayudarnos a ser diferentes y como él desea que seamos. Lea esto y viva feliz y en paz con Dios: "Este es el pacto que haré con ellos   Después de aquellos días,  dice el Señor:   Pondré mis leyes en sus corazones,  y en sus mentes las escribiré." Hebreos 10:16

Ahora el creer depende inicialmente de lo que pensamos y sentimos. Esa es la razón por la cual nuestras ideas difusas de Dios, se limitan en principio, a concepciones tradicionales, socio culturales y religiosas y también es cierto que nuestros miedos y conductas tienen mucho que ver con el estado interior de nuestra alma y corazón.

La palabra de Dios dice que es con el corazón que se cree para justicia, con la mente razonamos y con nuestras bocas confesamos para salvación. Romanos 10:8-10
Es por eso que al salvarnos Dios toca nuestro corazón y nuestras mentes para ayudarnos a sentir, a entender y a creer, pues sin fe es imposible agradar a Dios.

Aquí Comienza el Cambio

El cambio en nuestras vidas no depende de las demás personas. Si tú esperas que los demás actúen diferente para cambiar después, te equivocas. No piense conforme al común de la gente que te rodea, piensa distinto para que te distingas. Haga ahora mismo lo que Dios te dice y serás desde hoy un nuevo ser.

Pablo escribió estas palabras extraordinarias dirigido por el Espíritu Santo: No os conforméis a este siglo,  sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,  para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,  agradable y perfecta.  No seas vencido de lo malo,  sino vence con el bien el mal.  Romanos 12:2, 21