viernes, 30 de octubre de 2009

Obedecer a Dios, Cuesta Caro Desobedecerlo, Cuesta Más Caro



Quiero tomar prestada estas palabras con que titulo este tópico. Las escuché hace varios años atrás, al pastor Luís M. Ortiz, quien las usó en una exhortación dirigida a todos los pastores allí presentes: Obedecer a Dios cuesta caro, desobedecerlo cuesta más caro. Que frase tan sabia y necesaria hoy. El líder que tiene una misión divina, debe ante todo saber escuchar y obedecer a Dios, aquí radica todo su éxito. No puede sucumbir a las presiones humanas, ni a las muchedumbres, no puede ver el peligro o el precio de sus decisiones, no puede ceder al tiempo, tiene que esperar, pues todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere en Dios, tiene su hora marcada desde el mismo cielo. No debe sucumbir ante las tentaciones del poder, de la comodidad y de la abundancia. Saúl era un hombre ungido para ser rey, pero no tenía autoridad para tocar el ministerio, hay personas que han sido elegidas para una determinada labor y han usurpado funciones haciendo otras cosas. Conocí el caso de una persona que era el contador financiero de una institución misionera y con el tiempo tomó el centro del liderazgo y empezó a controlar todo aspecto de la obra, al punto tal que causó una tragedia en su organización, de la cual hasta el día de hoy actua como si fuese el dueño de la misma. En una ocasión lo confronté porque lo oí referirse a los gastos de ciertos misioneros que verdaderamente hacían una labor encomiable y le hice notar que estaba equivocado, sé que no le agradó.

Dios colocó cada miembro en su sitio y nunca la nariz ha querido ser ojo, o el ojo ha pretendido ser boca... en palabras castizas, zapatero a sus zapatos. La obra se afecta cuando en el liderazgo hay abuso de funciones o de poder. Si en un hogar mandan no los jefes del hogar sino la servidumbre, allí hay caos, la obra de Dios no la pueden dirigir, quienes no tienen la unción para ello, ni tienen la visión o el criterio divino. Los médicos saben de medicina, los odontólogos de dientes, las cocineras de cocina, los contadores de cuentas y dinero, pero los misioneros saben cómo hacer obra misionera y los evangelistas como ganar almas para Cristo. El rey Saúl se equivocó e hizo lo que no le correspondía hacer y allí fue el comienzo del fín de su reinado, la escritura dice que actuó locamente. Fue por líderes como Saúl que se escribió esta frase gloriosa:

Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación 1ª Samuel 15: 22-23.

Lideres Religiosos Sin Inspiración Divina- Los Hombres Lobos

Jesús fue un líder excelente pero no fue un líder religioso. Es triste que gente religiosa no inspirada por Dios, ha desplazado al verdadero liderazgo del Señor. Los líderes religiosos establecen dogmas, tradiciones, fórmulas y mandamientos de hombres para apoderarse de las instituciones cristianas y de la obra del Señor, a tales líderes los usa el diablo para detener el avance de la iglesia y para poner tropiezo en medio de ella. Jesús habló en contra de ellos: Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Mt 7: 15 Los hombres lobo no solo están en las películas de terror, sino que están invadiendo la obra del Señor. Ellos están arrebatando lo que es de Dios y destruyéndolo delante de nuestros propios ojos, su disfraz de oveja ha sido efectivo, a tal punto que ahora es el lobo el que guía a las ovejas, es triste pero estos rebaños van camino a la muerte.

Jesús nos previno pero no lo hemos escuchado: He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas. Y guardaos de los hombres, porque os entregarán a los concilios, y en sus sinagogas os azotarán; y aun ante gobernadores y reyes seréis llevados por causa de mí, para testimonio a ellos y a los gentiles. Mateo 10: 16

Pablo lo advirtió así:

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Hechos 20: 29-30

LOS LIDERES RELIGIOSOS ESTAN VESTIDOS DE FARISEÍSMO

El fariseísmo está hoy presente y activo en la iglesia, más que nunca. Es un movimiento diabólico que tiene la apariencia de perfección y pureza elevada, que apedrea a las almas por las cuales Jesucristo murió, que carece de misericordia. Parecen más santos que todos los demás y se visten de una piedad externa que impacta, pero por dentro son lobos rapaces. Los caracteriza la frialdad, la dureza de corazón, la falta de amor entre sus seguidores, la crítica destructiva, la condenación a todos los que no se matriculan en sus escuelas fariseas. Jesús habló de ellos y dijo que son en realidad sepulcros blanqueados que a la verdad por fuera son blancos, parecen lo más santo de la tierra, pero por dentro están llenos de gusanos, porque están muertos. Están divididos por el odio, los celos, la envidia, las ambiciones de poder. La sed de grandeza humana, los anhelos de riquezas materiales etc.

Este tipo de líderes fariseos, apagan la voz del Espíritu dentro de la obra de Dios y cambian la revelación divina por conceptos meramente humanos. El Espíritu Santo no es el que los guía y les aprueba sus decisiones, sino que ellos se han hecho los señores del rebaño, son la primera y última palabra y son dictatoriales en sus determinaciones. Ven la obra del Señor, no como un cuerpo donde cada miembro tiene un lugar, y una misma cabeza, sino como una organización, o corporación o empresa humana, donde más importa el dinero, las posiciones, los títulos, que las almas. Carecen del verdadero temor de Dios, que hace al hombre sabio y sencillo y quitan la libertad a las personas que en un anhelo profundo de Dios se refugia en su medio.

DIOS NUNCA QUISO CRISTIANOS LADRILLOS PERO SI PIEDRAS VIVAS

Hay algo que los líderes religiosos no entienden y es que Dios no está construyendo un edificio de ladrillos cuadrados, sino una iglesia compuesta de piedras vivas. Los líderes religiosos se preocupan de manera especial porque cada miembro en sus iglesias sea exactamente una réplica de otro, como un ladrillo que es exacto al otro, salido de un molde rectangular. Los líderes religiosos son cuadrados, tienen formas rígidas y religiosas y cada nuevo líder que levantan debe ser una copia del líder que lo forma, como si fuese un clon. Las piedras vivas causan grandes frustraciones a los líderes religiosos, por que no hay una piedra igual a otra, parecida sí, pero no igual. Por eso este tipo de líderes persiguen a tales cristianos y a tales líderes, porque piensan diferente a ellos y discrepan con ellos.

La verdadera obra de Dios padece persecución por los líderes fariseos. Jesús fue perseguido por ellos. Pues Jesús no pensaba como ellos, ni actuaba como ellos, y predicaba contra ellos. Fueron los fariseos los que practicaron esta diabólica respuesta: Si estas con nosotros no importa como esté, eres nuestro. Si te apartas de nosotros y estas contra nosotros te matamos. Lo hicieron con Jesús y lo harán si Dios los deja, con nosotros. Saulo de Tarso fue un líder religioso enemigo de todo el que pensara diferente a él hasta que Jesús se le reveló. Oremos por cada líder fariseo y religioso llamado evangélico, o pentecostal, que no se ha encontrado con Cristo todavía, y que es un perseguidor de la verdadera obra de Dios. Oremos para que Cristo también se les aparezca en el camino, como a Saulo.

martes, 27 de octubre de 2009

Si Has Pasado de Largo




Dígame cuántas veces has pasado de largo ante el dolor? cuántas veces, por tus negocios e intereses, has dejado atrás a los maltratados que se arrastran en busca de un poco de amor y de consuelo? ¿ cómo has podido cerrar tus ojos mientras alguien te busca con un aliento inútil de esperanza? ¿ cómo has podido cerrar el corazón? Si asi lo has hecho...
Mira tus manos, que parecen limpias, levántalas ante la luz diáfana y transparente de la presencia de Dios: No sé si tú lo notas... pero Dios ve sangre en tus manos, tus manos manos no están limpias, hay sangre de las almas que han muerto, en ellas... Eres culpable ante Dios, por que has cerrado tus labios cuando has podido advertir a las víctimas del peligro que les amenazaba.

Dios está gritando desde el cielo, que el impío morirá... morirá por sus pecados... pero Dios no quiere que muera... Dios quiere que el impío sea salvo... ! por eso Dios te ha señalado a tí, aqui en la tierra, como atalaya¡ Debes advertir del peligro... !!! ay de tí si no gritas, si no anuncias¡¡¡ !!!Predica, anuncia, advierte, exhorta. Profetiza la vida, sobre la muerte, ponte de pie en medio de este mundanal sepulcro y vuélve tu espada contra la muerte ¡¡¡
Moisés dijo: No sé hablar. Jonás tomó el camino de los profetas rebeldes, que lo llevaron en sentido contrario del mandato de Dios, a su vida. Jeremías dijo soy un niño. David dijo quién soy yo? Job dijo: soy gusano y no hombre. En realidad que todos se resisitieron y nos hemos resistido... pero somos más fuertes que Dios? ¿ cuánto tiempo resistiremos al irresistible? ¿cuántos años aguanteremos luchando contra Él, que no envejece y es Eterno? Si estas vivo y aun puedes leer mis palabras, quiero decirte que hoy puedes limpiar tus manos y tu conciencia... la sangre de Jesús también es para tí.

Mira a tu lado, hay alguien herido. Un hombre ha quedado golpeado en el camino. Una ramera está a punto de ser apedreada, sin dársele una oportunidad; un ladrón de impuestos quiere quitarse la vida. Millones de niños y jóvenes abusados están en las cárceles infernales esperando que alguien rompa sus cadenas. Y aún en las selvas impenetrables y en los sitios desérticos del mundo hay gente moribunda y olvidada... mientras Dios sigue gritando:
Quién irá? Quién irá? Quién irá por nosotros? Tú puedes ir... o puedes ayudarnos a ir.

Carcoma de Los Huesos



Lo dijo el sabio hace siglos atrás: la envidia es carcoma de los huesos . Cervantes la llamó raíz de infinitos males. La envidia es entristecerse por el bien ajeno. Es uno de los pecados más comunes, practicados y tolerados entre la gente cristiana, ayer y hoy. Es un pecado tan estéril como un desierto y costoso de comprender y de confesar. Puede estar en el corazón de una persona de manera tan imperceptible que dificilmente ésta lo notará.
Se me hace a mi que el envidioso es el más pobre y miserable de todos los mortales, por que sufre mientras se ahoga en el entristecimiento más inútil y más amargo: el causado por la felicidad ajena. Él es infeliz y desdichado cuando los demás son felices y dichosos.

El envidioso procura aquietar su dolor disminuyendo en su interior los éxitos de su prójimo. Cuando ve que otros son más alabados piensa que la gloria que se tributa a los demás se la están robando a él, e intenta compensarlo despreciando o desprestigiando a quienes sobresalen o poseen más cualidades que él. Pero un alma verdaderamente pura se alegra sinceramente con los éxitos de un amigo.
La envidia suele ser un pecado practicado en la familia y entre amigos. Se dice que al patriarca José sus hermanos le tenían envidia y que por eso conspiraron contra él para matarle. La envidia los arrastró al odio y los tornó en asesinos de su propio hermano. La envidia proviene de un corazón dañado y torcido, y para arreglar tal imperfección es necesaria una circuncisión en el alma. Los que estudian el comportamiento humano afirman que la envidia es un pecado que afecta a temprana edad a las personas. Se manifiesta primero en esas envidias tontas de niños y muchachos, cuando no se quieren prestar un juguete, o cuando se entristecen por que a su amigo le han comprado algo que él no tiene. O por que su compañero sacó mejor nota que él, etc.

El apóstol Pablo da en el clavo cuando escribe que el amor no tiene envidia, por que lo único que puede curar al hombre de este mal, es el amor, pues el amor no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor. Salomón descubrió que toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo, y hallamos en Romanos 1:18-32 acerca de aquellos que habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido, por lo cual Dios los entregó a una mente reprobada para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia ... Quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte.

A menudo nosotros los predicadores hablamos del adulterio, la fornicación, las embriagueces etc, pero tenemos una falta grave al no señalar y denunciar otros pecados como este horrible pecado mortal de la envidia , ¿ o es que no queremos hablar de algo que nos está carcomiendo los huesos, a nosotros mismos dentro del liderazgo ?
La envidia lleva también a pensar mal de los demás sin fundamento suficiente. A interpretar las cosas aparentemente positivas de otras personas, siempre en clave de crítica. Asi el envidioso llamará interesado y ambicioso a áquel que lo trata de corregir o que desea que las cosas mejoren en su entorno mutuo. Llamará ladrón y sinvergüenza a cualquiera que tenga éxito material. Como sucedió con el rey Saúl le ocurre al envidioso cuando ve que su amigo y su hermano hace cosas que él no puede hacer, cuando oye que la gente habla mucho de su amigo y de su hermano y no habla tanto de él, entonces piensa que su amigo quiere quitarle del puesto, usurpar sus funciones, y le sobrevienen entonces al envidioso los más malignos pensamientos, contra su propio hermano o amigo. Puede ser que los demonios ocupen entonces la mente y el corazón de tal persona, trayéndole odio, rabia, celos, e intentos homicidas contra alguien que le ama de veras.

Los envidiosos no admiran a nadie. Los dones o cualidades es un sentimiento natural que los envidiosos ahogan llenos de rabia, en la estrechez de su corazón. Isaías dice que se avergonzarán los que envidian a tu pueblo. Y tú no tengas envidia de los hombres malos, ni desees estar con ellos; por que su corazón piensa en robar, e iniquidad hablan sus labios. ( proverbios 24:1 ).

La Gente Anónima de Dios



N.N. Ningún Nombre. Ningún aplauso. Ningún reconocimiento, esto y más es propio para la gente anónima. La G. A. es una especie de persona angelical, son invisibles, no quieren ser vistos, ni reconocidos, ni aplaudidos, ni mencionados, ni nominados. Como los ángeles están detrás de nosotros, o cerca a nosotros y nos ayudan, y nos defienden, y nos protegen, y nos alimentan, y nos fortalecen... Y extrañamente nosotros no los vemos; tampoco les agradecemos. Esa G. A. nos la da Dios como uno de esos regalos maravillosos que nosotros no merecemos.

PUEDE SER QUE SEA


La G. A. no es muy común en este mundo arrogante y pasajero, en realidad que son tan pocos, que se les puede contar con los dedos de la mano. Muy pocos quieren vivir en el anonimato, la gran mayoría quiere estar en el podio, arriba donde podrá ser notado, aplaudido y admirado.
Puede ser también que ese anónimo sea tan común para usted que usted no le de mucha importancia, pero que valor tan inmenso tiene la Gente Anónima de Dios, ellos valen oro y su peso viene en kilates.

APLAUSOS DE CORAZÓN PARA LOS ANÓNIMOS

En mi vida peregrina y misionera Dios fue muy bueno al regalarme el privilegio de tener a mi lado verdaderos ángeles de carne y hueso. A ellos les debo millones de aplausos, y ellos son los que merecen todas las medallas de honor... en honor a la verdad el podio es también para ellos.

UN ANGEL QUE LLEGÓ A MI VIDA HACE 20 AÑOS

No se le veían las alas por que no las tenía ni las necesitaba, solo le vi una dulzura y sencillez tan profunda que de veras avergonzaba; tocó a mi puerta un dia y yo le dejé pasar, le retuve y nunca más le dejé ir hasta el dia de hoy. Ha estado en el anonimato y tras los escenarios invisible y silenciosa; he visto a muchos cruzar junto a ella y menospreciarla mientras me aplauden a mi, como me ha dolido el corazón cada vez que he visto esto. Ellos no saben que ella ha trabajado noche y dia elaborando una trama maravillosa que termine siempre en un final feliz.
Este ángel tan particular es mi esposa... ella ha entendido su misión y la mía; cuantas veces me ha encontrado deshecho en lágrimas y debatiéndome entre la vida y la muerte, y Dios la ha usado para volverme el aliento...

Para mi ella es la mejor madre que he conocido, sabia, prudente, diligente, amiga de nuestros hijos, silenciosa, observadora, inspiradora de bien, maestra y ejemplo.
Una valiente compañera que me avergüenza a veces con su heroísmo. Con fe de niña, con sencillez cristiana, con discernimiento espiritual, profundo, y siempre anónima.
Ella merece después de Dios, estar en la primera página de mi corazón y en la portada del libro que se escribe solo para los héroes.

LA LLAMABAN MAMÁ ENTRE LOS NATIVOS

Los nativos lloraban como niños cuando fueron a despedirla; sentían a Berlides como a una verdadera madre. Ella los escuchaba, oraba por ellos, les compartía la Palabra, era capaz de vaciar la cocina por amor a ellos. Les distribuía constantemente fardos de ropa, bolsas de comida, medicamentos. Ella los cuidaba y los amaba como a sus propios hijos. Me desgarró el corazón ver a aquellos nativos pegar su rostro contra la pared y llorar como verdaderos niños, mientras gritaban en forma de endecha: se va nuestra mamá.

ELLA SE QUEDA... Y ME DESPIDE

Como persona anónima mi esposa me ha acompañado 20 años, y ha aceptado con humildad y alegría mi vida de misionero. Siempre, desde la primer semana, de casados, ella lo supo y lo aceptó... Yo viviría a veces más fuera de casa y de iglesia que adentro... Ella le enseñó a mis hijos a comprender el llamado de Dios a mi vida, de tal forma que mis hijos lo entienden y me animan... He pasado por causa de la obra de Dios hasta 7 meses separado de mi esposa y de mis hijos... Y ella en el anonimato, me ha cubierto de oración dia y noche. Ella y mis hijos son mi equipo de familia, siempre anónimos; cada victoria mia, en realidad les pertenece también a ellos. Las almas bendecidas en cada sermón que predico, no saben que detrás de mi, estas personitas anónimas han puesto tanto de ellas, que siempre me siento en deuda... Una deuda que me cobran y piden que les pague con besos, con abrazos o con una pizza de cariño, cada vez que regreso a casa después de cualquier viaje.

EN LAS HORAS CRUCIALES.


Los N. N. Son la reserva de Dios para las horas cruciales de la historia humana... Miren ustedes al joven esclavo encerrado en una horrible cárcel de Egipto; sin amigos, sin coterráneos, sin influencia alguna; siendo solo un preso más y en un país extraño.
Eso era José en Egipto, un joven anónimo, pero Dios decidió un día, tal vez en el dia de mayor angustia para él, sacarlo del anonimato y hacer de él una estrella brillante, que aun hasta el dia de hoy titila y resplandece con brillos de fe ejemplar.
Miren también a la huerfanita Esther, otra anónima más, o a Josué el siempre fiel y siervo de Moisés o al niño de los 5 panes y los 2 peces cuyo nombre nunca supimos, o a la mujer Samaritana, convertida y transformada en una verdadera evangelista, y qué más diremos?

¿ Es usted un anónimo moderno? ¿ es usted la esposa de un líder o pastor que en todos los años de su vida matrimonial, escogió el camino del anonimato?

¿ es usted un colaborador de algún líder destacado y exitoso, al cual nunca se le ve en la cumbre del reconocimiento? Quien quiera que sea usted déjame decirte que te admiro y te recuerdo que los 7 ojos del Espíritu de Dios ha visto hace tiempo lo que tu pastor o esposo o padre etc, no puede ver con tan solo 2 ojos... Te aliento a aceptar el anonimato como un verdadero llamado de Dios... Algún dia, en algún momento crucial entenderás por qué Dios, te llevó por dicho camino... Cuando eso suceda, dé gloria a Dios y acuérdese de mi...

martes, 20 de octubre de 2009

Yo El Amor





Yo el amor conozco las arenas del desierto.

He llevado agua a los moribundos de sed,
He creado ríos entre las soledades
y he estrujado el corazón de las piedras
para salvar a los sedientos.


Yo el amor me he sentado
en los pozos del desprecio.

He dado amor a los que llevan sobre sí
un cántaro lleno de odio.
He ido a los funerales
para resucitar sueños e ilusiones.

He caminado más que todos los caminantes
que transitan esta tierra.


Yo el amor he ido por caminos estrechos
y llenos de espinas.

He descendido por senderos
llenos de fango

y con olor a muerte nauseabunda.
He pasado sendas pedregosas
y empinadas,

y he girado sobre abismos
con sombras de muerte.



Por doquiera que he pasado
he hallado hombres y mujeres llorando,
he visto corazones rotos,
he encontrado seres temblando de dolor y miedo.
He mirado sobre precipicios colgando
y a punto de caer a muchos
( en cada caso me he detenido)


He enjugado las lágrimas,
he vendado las heridas,
he abrazado y he puesto de mí mismo
para curar a los dolientes.

Me he sentado a escuchar a aquellos
que no tienen a nadie quien los escuche.


Yo el amor les he dado mis brazos
y mis hombros y mis manos

a los que ya no podían más
por los caminos difíciles.

He extendido mi cayado amoroso
para alcanzar a aquellos que peligraban
perderse entre los abismos.

Me he sentado con los despreciados del mundo
y por ello me han despreciado.
He vivido entre los pobres
y a los ricos les he abierto los ojos,
para me conozcan.




Yo el amor me visto de ternura,
pero no de debilidad;
soy suave pero no soy cobarde, ni débil.

Para los que no saben y con modestia lo digo:
Yo el amor, soy el héroe en cada hazaña humana.
Puedo morir y resucitar por los demás.
Puedo sufrir las burlas,
las amenazas,
los desprecios,
los esputos,
la cruz,
los clavos,
las espinas.


Yo el amor sobrevivo a todos los odios
y los derroto con mis armas de amor.
He vencido el miedo,
el terror
y a los terroristas, que siempre han huido de mí
por que no han querido conocerme.

Yo el amor levanto las banderas de la misericordia,
sobre las montañas y los valles del mundo.
La piedad, la bondad y la compasión son mis hijas,
Por ello puedo llorar con los lloran
y reír a carcajadas entre la gente alegre.


Por ello soy capaz de dar
todo lo que tengo
a quienes lo necesitan.

Por ello estoy del lado,
de aquellos que sufren
y son víctimas de la violencia.

Todo esto por que soy justo
y la justicia me rodea.

No piensen de mí que soy neutral.
Yo el amor soy así, y mucho más...
conózcame e imítame.

martes, 13 de octubre de 2009

Tus Ojos

Hay en tus ojos,
Señor una mirada,
Que me traspasa
Y hasta mi alma llega;
Siento que soy
la oveja descarriada
Que buscas tú,
para la vida eterna...

Tus ojos me llaman,
con tu llanto tierno;
Me dicen: ¡ven
que por tí yo muero!
Mi corazon tiembla
y me conmuevo.
Resistir a tus ojos
¡Señor, no puedo!

El Amor es Construír

El amor
es construir para el mañana
el Edén que nos perdió el orgullo
muy temprano...

Es tender tarde
tras tarde
un puente que nos una
y nos estreche,
y nos haga más
de lo que somos;
hasta llegar a ser
lo que Dios quiera con nosotros.

Es abrir la mano llena
y tenderla
sobre tantas manos vacías,
hasta llenarlas
de pan
y de peces;
Y dejar que Jesús multiplique
cada vez
que El lo quiera...

Es abrazar cuando nos golpean;
Bendecir
cuando nos maldicen;
Llorar
con los que lloran;
Gozar
con los que gozan.

Construye confianza

Construye confianza en tu camino
como el arado que perfora el suelo,
para esperar la bendición del cielo
preparando en cada surco, su destino.

De tí depende, que escapes a lo inútil,
y nada más abrojo, produzcas en tu vida.
Tú serás así, feliz alma rendida
y divino fruto, darás al reino, útil.

No defraudes a Dios, ni al que confía,
en tu verdad, en tu amor y en lo que eres;
Sé paciente, lucha y brega con porfía;

Corona de oro, tiene Dios para los fieles.
Bondad hermosa, en el pan de cada día,
y en la esperanza, del Señor, que viene.

Caín y Abel

Caín, hermano mío, ¿Por qué tu voz así?
¿Por qué hay odio en tu mirada dulce?
¿Acaso por la ofrenda que en el altar yo puse
Tu corazón, hermano, se tornó infeliz?

Recuerda que mi padre, nos enseñó el amor;
El odio y la envidia, del diablo hijos son.
Caín hermano mío, mi mano yo te doy;
¡Extiéndeme tu mano, hermano de tí soy!

Abel besó a su hermano; Caín lo golpeó;
La sangre justa, clamó al cielo
Cuando a Dios, Abel, su aliento dio.
Hermanos que ignorantes, permiten que los celos
resentimientos roben el fruto del amor,
Terminan cual Caín, su fin, en el infierno.

Amor Diferente

Yo quise amar, a Jesús, muy diferente:
sin cruz, sin corona de espinas;
sin clavos, sin vinagre, sin heridas.
Sin renunciar a nada, ni a la gente.

Su poder pretendí que en mí fluyera,
y su gloria, necio, quise poseerla.
La metrópolis busqué, pero a la selva
me envió Jesús a que aprendiera.

Fueron años de cielo gris y pan obscuro
y las primicias de mi amor sacrifiqué.
Comprendí que para Dios, lo más puro

Un alto precio tiene, de sangre y deber.
Entendí que edificar con altos muros,
consiste en llorar, gemir y obedecer.

Amigo

Si alguna vez intentas ser camino
y sientes que no logras lo anhelado,
no sucumbas, ni llores que a tu lado
va el Mejor de todos tus amigos.

Jesús hará de tí lo que conviene,
no desmayes, confíale a él tus pasos;
Si no eres un sendero, tú serás el faro
que iluminará la obscuridad que el mundo tiene.

O tal vez serás tan solo, un grano
de arena, en su hermoso templo,
que El tomó entre sus Santas Manos

Y te puso ahí como instrumento
invisible y pequeño entre tus hermanos,
cual estrella lejana en el firmamento.

¿ A dónde voy Jesús ?

Este dolor, Señor, que llevo adentro,
como un tirano cruel, me aprisiona;
¿A dónde voy Jesús? Mi alma sola
no encuentra otro refugio, que tu templo

¿Por qué mi amado Dios, tan doloroso,
y tan negro este camino señalado?
¿Por qué Señor, si tú vas a mi lado
mi sendero no transformas en hermoso?

Así oraba yo, al Señor, agonizante
anhelando morirme entre sus brazos,
y entonces vino El a interrogarme:
¿No prometiste, ayer seguir mis pasos?
¿Por qué hoy te resistes, a imitarme?
Y allí me consoló el Señor, con un abrazo

Abre Mis Ojos

Abre mis ojos,
Señor, de tal manera,
que pueda contemplarte
en gloria,
y en tu agonía postrera.
Cuando en el Gólgota
y sobre la cruz sangrante

Dabas tu vida,
la que no quisiera
el mundo que gime
y vanamente espera,
la redención que tarda
y tus hijos no le llevan.

Abre mis ojos,
también sufro de ceguera.

viernes, 2 de octubre de 2009

Pan Diario

Maíz, pan diario, de hoy,
de mañana y siempre
De toda esta tierra que amo y sufro,
maíz, pan de mi continente.
Pan nuestro que Dios nos dio,
pan de oro y amarillo,
Pan de colombia pobre
y sur hambriento
Que alimentas niños y estribillos.

Pan y arepa donde falta todo,
menos sueños y esperanzas,
Pan y manos de mi amada madre,
donde amasa su amor para besarme.
Maíz, misterio inmenso de los pobres,
bendición del cielo que sustenta.
Canción de amor y Padre Bueno
Donde millones se contentan.