lunes, 2 de noviembre de 2009

La Gran Decisión




Leemos la Palabra de Dios en Marcos 15: 15 y en Mateo 27: 24: “ Y PILATO, QUERIENDO SATISFACER AL PUEBLO, LES SOLTO A BARRABAS, Y ENTREGO A JESUS, DESPUES DE AZOTARLE, PARA QUE FUESE CRUCIFICADO. VIENDO PILATO QUE NADA ADELANTABA, SINO QUE SE HACIA MAS ALBOROTO, TOMO AGUA Y SE LAVO LAS MANOS DELANTE DEL PUEBLO, DICIENDO: INOCENTE SOY YO DE LA SANGRE DE ESTE JUSTO; ALLA VOSOTROS ”.

Poncio Pilato firmó la orden de ejecución de Cristo; su rostro hipócrita se asoma en cada uno de los cuatro evangelios, por violación al derecho romano, por callar cobardemente la voz de su conciencia, por su decisión pusilánime de crucificar al Hijo de Dios. Pilato ha sido condenado ante el tribunal de la historia, y lleva el estigma de ser un débil y miedoso. La deshonra y el desprecio están ligados a su nombre para siempre, por lo que él hizo con Jesús. ¿ Qué hizo ?, le negó la oportunidad de un juicio justo, y esto es algo que millones siguen haciendo con Cristo: se forman una opinión acerca de El, sin escuchar toda la evidencia que hay sobre su persona.
Pilato clamó: ¿ Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo ?, Pilato conocía bastantes datos acerca de Cristo: sus movimientos, su mensaje y sus milagros eran de dominio público, y Pilato como gobernador no los ignoraba, además sabía claramente que por envidia le habían entregado. Pilato jamás se interesó por Cristo o buscó a Cristo, pero un día las circunstancias lo obligaron a encontrarse personalmente, frente a frente con Jesús y a decidir que haría con él. Y hoy, amado lector, el hecho de que usted esté leyendo este mensaje también su vida, hoy, está cara a cara, con Jesús.
¿ QUE HARA USTED CON JESUCRISTO EN ESTE INSTANTE ?, Pilato nunca pudo ser el mismo después de su confrontación con Cristo. Llegó a la encrucijada de dos caminos, a la línea divisoria de su vida, a una crisis dramática. Tuvo que decidir; Pilato y Cristo estaban cara a cara, frente a frente, y la escritura dice que Pilato ¨tuvo más miedo¨, Juan 19: 8. Lo que decían de Cristo lo atemorizaba, el carácter de Jesús le infundió miedo, temblaba por la crisis que el Maestro de Nazareth había desatado en su vida, temía a que Cristo invadiera su vida personal. La historia nos dice que Pilato era un hombre rudo, sanguinario y cruel; como emperador todo lo obtenía por la fuerza, sin el más mínimo asomo de sentimientos. Cuando colocamos a Pilato al lado de la Santidad, Gentileza, Cortesía y Majestad del Hijo de Dios, Pilato no aguanta la comparación, y nosotros tampoco, ¿ Quién puede compararse con Cristo ?. ¿Te atreverías tú? Dios guarde tu vida de tal tragedia.


Cuando Pilato contempló a Cristo vio a un hombre que aparentaba más edad de la que en realidad tenía, su rostro había sido desfigurado por causa de las torturas físicas que le habían infringido. Había sido interrogado, golpeado brutalmente, su barba arrancada por tirones y suciamente escupido por la policía del templo. Al verlo, Pilato consideró a Cristo débil y totalmente en sus manos, ¨ no sabes que tengo autoridad para crucificarte ¨ dijo Pilato, con el intento de intimidar a Cristo, pero este estaba equivocado; Jesús le respondió: ¨ ninguna autoridad tendrías contra mí sino te fuese dada de arriba ¨. Pilato se equivocó por las apariencias, la autoridad estaba en manos de Cristo. ¿ No es este el error que tal vez usted amado lector, está cometiendo también ?, si usted se está fijando en las apariencias, tenga cuidado. La religión tradicional nos presenta a un Cristo débil, pálido, anémico, inmóvil e irreal, que no encaja con las Escrituras; Jesús tiene la última palabra en la historia de su vida. Pilato no prolongó mucho su intento de intimidar a Cristo, pronto se dio cuenta que tenía solo dos alternativas: crucificaba a Cristo o lo coronaba como su Rey y Señor.
Esta es la decisión a la que se enfrenta todo ser humano; tarde o temprano usted también, y ojalá fuese hoy, tiene que decidir. ¿ Qué decide usted hoy, amado lector ?.

Sin quererlo Pilato, Jesucristo había entrado a su vida privada. Su esposa Claudia Prócula, quien era del linaje de los césares, por ser hija de Tiberio y nieta de César Augusto, había tenido un sueño con Jesucristo en donde vio cómo su esposo Pilato decidía equivocadamente respecto al Señor; “ NO TENGAS NADA QUE VER CON ESE JUSTO ”, le envió angustiada en un breve mensaje estas palabras unos momentos antes de la fatídica decisión, a la que finalmente llegó Pilato.
Cuando Pilato recibió dicho mensaje de su esposa se estremeció, sintió temor de Jesús. Se dio cuenta que era imposible estar indiferente respecto a Cristo; pronto descubrió que Jesucristo afectaría sus actividades profesionales y su posición ante la sociedad. Pilato llegó a la cumbre del gran dilema que enfrenta todo hombre cuando está frente a frente con Cristo.
“ Si a éste(Jesús) sueltas no eres amigo de César ”, le gritaban amenazadoramente la multitud para presionarlo. ¿ Qué hacer ?, si elegía a Cristo tendría que enfrentarse con la ira y la crueldad del tirano que tenía su trono en Roma. Pilato no quería darle la espalda a Cristo, pero tampoco se atrevía a ponerse de su lado.

¿ Amado lector, usted también tiene miedo de que Cristo invada su vida familiar, pública y privada ?, no cabe duda de que así lo hará. El momento en que usted decida por Cristo, TODO CAMBIARA EN SU VIDA, CAMBIARA INEVITABLEMENTE. Si usted lo rechaza nunca volverá a tener paz en su alma.

Pilato aplazó la decisión todo el tiempo que le fue posible, pero tuvo que llegar a la hora cero irremisiblemente. Tal vez usted también quiera aplazar su decisión, pero eso le será imposible. Cada ser humano tiene que hacer una elección acerca de Cristo que es determinante e irrevocable. ¿ Qué decide usted ?, Pilato trató de evadir su compromiso enviando a Jesús con Heródes. Descubrió que Jesús era de Galilea y con un suspiro de alivio dijo: “ después de todo éste no es mi problema, que lo solucione Herodes ”, pero no le dio resultado. En otro intento de esquivar su compromiso dijo a los judíos: “ tomadle vosotros y juzgadle según vuestra ley ”, por ser asunto religioso pensaba que no tenía necesidad de inmiscuirse en dicha disputa.
Sin embargo Pilato bien pronto se dio cuenta que el caso de Jesús de Nazareth era más que un asunto religioso; fue el caso más importante de todos los que jamás juzgó Pilato, pues en Cristo se cristalizan todos los problemas morales, religiosos, sociales, políticos, legales y personales que tiene que encarar un hombre, cualquier hombre, todo hombre. Nuestra conducta, nuestras creencias y nuestra vida misma está en juego cuando tenemos un ENCUENTRO CON CRISTO.

Pilato trató de examinar su compromiso, trató de usar argumentos con Cristo. Lo interrogó y volvió a interrogar, pero no recibió respuesta. El silencio de Cristo golpeaba su conciencia, cual un látigo con puntas de plomo. No había nada que discutir. Pilato tenía perfecto conocimiento respecto de los hechos. Toda su capacidad política y profesional estaba hecha “añicos” frente a Jesús. Ya no era tiempo de examinar sino de escoger: estaría a favor o en contra de Cristo. Esa es la elección, y Pilato se vio obligado a hacerla.
Usted también amado amigo debe elegir, no hay escape para ningún hombre.

Pilato hizo un último intento de escapar de su compromiso: pidió que trajeran a Barrabás, el famoso criminal de aquellos días, y preguntó al pueblo: ¿ a quién queréis que os suelte, a Jesús o a Barrabás ?, pensó que la multitud vería las ventajas de elegir a Cristo y lo sacarían del aprieto. Pero la multitud escogió a Barrabás, esto es algo que las multitudes siempre harán. Arrinconado Pilato ante las fuertes exigencias de la multitud, se dio cuenta que definitivamente él no podía evadir su compromiso. “ Lo castigaré pues, y lo soltaré ”, caviló que los azotes dejarían satisfecha a la multitud y que al soltarlo dejaría satisfecho a Cristo; pero esto tampoco le dio resultado, porque el pueblo permitió que Jesús fuese azotado, y luego insistió vehementemente que fuera crucificado.

El mundo, la gente que lo rodea a usted nunca hará fácil la tarea de elegir a Cristo; sólo quedará satisfecho con un rechazo absoluto de Cristo. Y Cristo sólo quedará satisfecho si es coronado Rey y Señor de nuestras vidas.

Finalmente Pilato trató de eximirse del compromiso, pidió una bandeja con agua y lavó sus manos diciendo: “ inocente soy yo de la sangre de este justo, allá vosotros ”. Después de este rito entregó a Jesús, el Eterno Hijo de Dios para que fuera crucificado. ¿ Pero qué rito puede lavar la sangre de las manos de uno que ha rechazado la Vida ?, ¿ Qué ceremonia sustituye el menosprecio del Hijo de
Dios ?.
Dramáticamente Pilato tuvo que llegar a una decisión, no la pudo aplazar más, tuvo que elegir. LE DIO LAS ESPALDAS A CRISTO, SE ALEJO DE EL, LO ENTREGO A LA MUERTE, MANCHO SUS MANOS CON LA SANGRE ETERNA DE CRISTO, ESTE FUE SU PEOR CRIMEN.
Fue amados míos, una elección terrible. Siete años después Pilato fue destituido de su cargo por el mismo César, a quien quiso agradar; perdió sus títulos, sus derechos y fue exiliado en ignominia y soledad. Después de rechazar a Cristo, Pilato verdaderamente no tuvo más amigos y fue despojado de todo honor, QUE VERGÜENZA MAS GRANDE AMONTONA LA HISTORIA SOBRE EL NOMBRE DE PILATO.

Hoy la decisión no le corresponde a Pilato, le pertenece a usted mi estimado lector. Mire sus manos a la luz del evangelio y verá que en ellas también hay sangre, usted también es culpable de aquel crimen tan villano. Ningún rito, ninguna ceremonia podrá lavar sus pecados. Ningún hombre podrá silenciar la voz interior de su conciencia. Las multitudes a quien usted desea agradar no estarán mañana con usted ante su derrota y su desastre. Usted debe decidir, decídase ahora mismo POR JESUCRISTO, si lo rechazas nunca más tendrás paz.

Lo Que LLevo Adentro


A veces entre rosas y herido por espinos,
Con el sol sobre mi alma iluminándome.
Marcho de noche entre laberintos y caminos.
Voy cantando y llorando o angustiándome.

Si ustedes pudieran mirar bajo mi piel otro día
Verían todo lo que llevo en mis sueños, adentro.
en estas palabras guardadas que no escribo,
en estos suspiros y quejas de mariposa herida.

Si logran subir y escudriñar esta montaña,
Esta roca que tiene hoy el corazón abierto
Tal vez hallarían al fin el sol de la mañana,
Y cambiarían por oro puro, el desconcierto.

Invasión de Luz



Tengo tanta luz adentro como no la tuve antes.
Me alumbra hoy el sol y la luna desde afuera.
Me iluminan las estrellas con su luz planetaria.
Brota el oro escondido desde el fondo de la tierra.

! Oh esta luz amigos... como quisiera yo,
Cuánto anhela mi alma que ustedes la tuvieran ¡
! Cuánto anhelo que a ustedes los alumbre...
Para que no vivan más, muriendo entre tinieblas ¡